Gobierno Morelos

Cuernavaca

Versión para impresiónVersión PDF

Al inicio del siglo XII, cuando Xolotl había conquistado casi todo el valle de México, llegaron a la zona de los lagos los tlahuicas; Xolotl les dio tierras al sur del Ajusco. Así, una tribu Chichimeca atravesó la sierra y se estableció en lo que al correr de los años se conocería como Cuauhnahuac.

Xolotl dio tierras a Techintecutli, hijo de Quetzalmazatl, Señor de Cuernavaca que gobernaba Huexotla y Chiautla. Los Tlahuicas fundaron Yecapixtla y Yautecatl, mezclándose con los antiguos pobladores. Según los "Anales de Tlatelolco", en 3 Calli (1365), el soberano de Cuauhnahuac, Macuilxochitl, intentó emprender conquistas hacia el valle de México, pues ambicionaba Tzalcualtitlan de Chalco.

Dos años más tarde, Acamapichtli, primer Señor de México, empezó a hacer la guerra a favor del Señor de Azcapotzalco; cayeron en sus manos Mixquic (1376), Xoxhimilco (1378) y Cuauhnahuac (1379). Huitziliuitl, su sucesor, deseoso de disponer del algodón que se cultivaba en Tlalnahuatl (nombre con el que se conocía al territorio del hoy estado de Morelos), pidió la mano de Miahuaxiutl, hija de Ozmatzinteuctli (Itzcoatzin o Tezcacohuatzin, según otras fuentes) Señor de Cuernavaca y de Miyahuatxuitl, mujer de origen Tolteca, que al serle negada le declaró la guerra que terminó hacia 1396. Dos años después nació Moctezuma, hijo del Señor Azteca y de la princesa Tlahuica; a partir de entonces los Aztecas vistieron ropa blanca de algodón. Después de esta conquista, se entronizó Miquiuix, hijo de Tezozomoc, principiando así el dominio del valle de Morelos por el de México.

En el período de 1403 a 1426, Cuauhnahuac volvió a fortalecerse, al punto que sometió a los Coauixcas por cuenta de Azcapotzalco. Se beneficiaron también con esto Tlacateutzin, soberano de Tlatelolco y Chimalpopoca de Tenochtitlán. Con la muerte de Tezozomoc terminó la era Tecpaneca e Izcoatl, cuarto Señor Azteca, formó la Triple Alianza de México, Texcoco y Tacuba.

Cuauhnahuac, que estaba gobernada por Miquiuix, se declaró en rebeldía y para someterlo, Totoquihuatzin, Señor de Tacuba, se dirigió al valle de Morelos por Tlacazapecho (Tres Marías); Netzahualcoyotl, Señor de Texcoco, llegó por Amecameca y atravesó casi todo el territorio para llegar a Tlaquiltenango, encontrándose con el Señor de Xiutepex, Coatzintecutli, quien resentido porque su prometida, la hija del Señor de Cuauhnahuac, le fue ofrecida por este al cacique de Tlaxtecatl, al que atacó por el oriente e Itzcoatl marchó por el rumbo de Ocuila, para salir al poniente de la capital Tlahuica.

Así pues, los de Cuauhnahuac fueron derrotados en 1433 y volvieron a tributar, al igual que los de Xiutepex; al parecer, Cuauhnahuac le quedó como botín a Texcoco. Una vez en poder de la Triple Alianza, dos Señores de Cuauhnahuac contrajeron nupcias con dos hermanas de Acolmixtli, Señor de Tlatelolco.

Las tribus de Cuernavaca pelearon contra Taxco como aliados de los Aztecas y les facilitaron el paso para someter a los pobladores de Tepecuacuilco. Más tarde le ayudaron a Axayacatl a conquistar Ocuila. Cuernavaca siguió teniendo sus guerras floridas con Chalco.

A las fiestas de coronación de Tizoc (1481) y las de Ahuizotl (1481), concurrieron representantes de Cuauhnahuac y de varias partes de la región. Cuando el nuevo soberano Azteca hizo la campaña en contra de los habitantes de Atlixco, sus aliados de Cuernavaca fueron derrotados por éstos y los de Huejotzingo.

Durante el imperio de Moctezuma II, murió Tehuehuetzin y ocupó el trono Itzcotzin, quien falleció en 1512.

Según la "Matrícula de Tributos", el hoy Estado de Morelos estaba dividido para fines fiscales en dos porciones: una encabezada por Cuernavaca y otra por Huaxtepec; ésta comprendía todo el Plan de Amilpas; a la primera pertenecían Teocacingo, Chimalco (o Panchimalco), Huitzilapan, Acatlipa, Xochitepec, Miacatlán, Molotla, Coatlán, Xiutepex, Xoxoutla, Amacuztitlan, Ixtla, Ocpayucan, Ixtepec y Atlachuluayan.

A la llegada de los españoles a territorio mexicano (1519), gobernaba Tizapapalotzin en Huaxtepec e Itzcohuatzin en Cuernavaca. Esta era una ciudad rica, densamente poblada y con grandes huertos, de profundas barrancas cruzadas por puentes colgantes de madera y lianas. Dentro de ella había una fuerte guarnición Tezcocana que garantizaba la sumisión de los Tlahuicas. El "Códice Municipal de Cuernavaca" mencionaba que a la caída de la ciudad, era cacique local Yoatzin (acaso el mismo Itzcoatzin), cuya huerta de recreo estaba en Acapantzingo.

Antes de la toma de Tenochtitlán, Hernán Cortés comisionó a Gonzalo de Sandoval, para que en compañía de un ejército de Chalcas y Tlaxcaltecas marchara a Tlalnahuac, enfrentándose en Huaxtepec a los Tlahuicas y desbandándolos en Yecapixtla. Sandoval se reincorporó a Cortés, quién personalmente marchó a combatirlos. Después de detenerse en Xiutepec salió hacia Cuauhnahuac, que estaba fortificada y ante cuyas barrancas era casi imposible penetrar; pero, salvaron este obstáculo gracias a un Tlaxcalteca a quien los demás siguieron por las ramas de un amate y luego de un breve combate, quedaron vencidos los de Cuauhnahuac.

La noche de ese día Cortés durmió en la huerta de Yoacuixtli en Acapantzingo.

Cortés volvió a Cuernavaca en 1523, deteniéndose en Tlaltenango donde fundó la iglesia de San José, además de que construyó la primera hacienda azucarera. La fertilidad de estas tierras indujo al conquistador a fijar en ella su residencia favorita. Por real cédula, expedida en Barcelona el 6 de Julio de 1529, se le concedió el título de Marqués del valle de Oaxaca.

Juana de Zúñiga, esposa de Cortés, vivió en Cuernavaca en el palacio que se construyó en 1526; Cortés trasladó su hacienda de Tlaltenango hacia Amatitlán y la instaló definitivamente en Atlacomulco.

Los Franciscanos llegaron a Cuernavaca el 2 de Enero de 1529 y fundaron ahí el quinto convento de su orden. Los primeros religiosos fueron: Martín de Lua, Francisco Martínez, Luis Ortiz, Juan de Cervo, Francisco de Soto, Andrés de Córdova, Martín de Jesús, Juan Juárez, Juan de Motolinía y el lego Juan García de Cervo.

Parece que vivieron originalmente en la ermita de San Francisquito; después fundaron la capilla abierta de San José y se extendieron a Tetecala, Xiutepec, Tlaquiltenango y otros poblados, incorporándolos a la provincia del Santo Evangelio.

Hacia 1543 la Nueva España se organizó en cuatro provincias: Michoacán, México, Coatzacoalcos y Las Mixtecas; el actual territorio de Morelos quedaba comprendido en la segunda, esto conforme a la Cédula dada en Toledo el 20 de Febrero de 1543. En 1646 la provincia de México se erigió en audiencia de México. Empezaron a utilizar entonces las denominaciones de Alcaldías, Tenientazgos y Corregimientos.

Fueron alcaldías Cuernavaca y Cuautla; la primera estaba adscrita a la Audiencia de México y la otra a la Intendencia de Puebla. En 1786 Cuernavaca seguía perteneciendo a la Audiencia de México, después de la división de la Nueva España en 12 provincias y en 1824 se le denominó Partido de Cuernavaca, perteneciente al segundo distrito de México.

El 10 de Abril de 1785 se creó el tribunal de la Santa Acordada, destinado a combatir el bandolerismo. Funcionó hasta 1812 en que se extinguió; tuvo prisiones en Cuernavaca, Cuautla y Huautla.

Don José María Morelos, después de haber instalado el primer Congreso Nacional, cayó prisionero en Texmalaca el 5 de Noviembre de 1815; fue conducido a México pasando por Amacuzac, Puente de Ixtla y Cuernavaca, donde estuvo en el Palacio de Cortés los días 7, 8 y 9 de Noviembre de ese mismo año.

Cuando Agustín de Iturbide salió a combatir a Guerrero, pasó con su ejército por Cuernavaca el 18 de Noviembre de 1820, y otra vez de regreso, ya al frente del Ejército Trigarante, el 27 de septiembre de 1821.

Consumada la Independencia, se volvieron a otorgar privilegios y los hacendados tomaron posesión de las tierras alquiladas. Los marqueses del valle, en cambio, no volvieron a tener injerencia en lo que habían sido sus posesiones.

Conforme a la Constitución de 1824, el actual Estado de Morelos formaba parte del Estado de México entre 1827 y 1829, con el nombre de Distrito de Cuernavaca; a partir de ese año con la denominación de Prefectura. El 30 de Abril de 1833, el Congreso del Estado de México declaró como propiedad pública, por medio de los Censos Enfitéuticos, a la Hacienda de Atlacomulco, el Palacio de Cortés y las casas de Coyoacán.

El 25 de marzo de 1834, Ignacio Echeverría y José Mariano Campos redactaron el Plan de Cuernavaca, que permitió a Antonio López de Santa Anna derogar la Ley de Patronatos Eclesiásticos, desterrando a Valentín Gómez Farías, reabriendo la Universidad y disolviendo el Tribunal que debía juzgar a Bustamante por el asesinato de Guerrero. Al triunfo de este pronunciamiento conservador, la Legislatura del Estado de México le concedió a Cuernavaca el título de Ciudad, el 14 de Octubre de 1834.

Durante la intervención Norteamericana de 1846-1847, Cuernavaca fue tomada por la Brigada de Cadwalader y sufrió el pago de contribuciones forzosas. El 11 de Septiembre de 1847, la Infantería de Cuernavaca incorporada a las fuerzas de Francisco Modesto Olaguibel, participó en el sitio a la Hacienda de los Morales; y la Caballería al mando de Juan Álvarez, se replegó a los edificios del Molino del Rey.

A causa de la Revolución de Ayutla, proclamada el 1° de marzo de 1854, el dictador Santa Anna abandonó la capital el 9 de Agosto de 1855. El General Juan Álvarez, jefe de la sublevación, llegó a Cuernavaca al frente de sus tropas el 1° de Octubre; allí expidió un oficio en el que reseñaba el origen y atentados de la dictadura, nombró una junta de representantes que debían elegir al Presidente Interino de la República. Dicha junta constituida por Valentín Gómez Farías, Melchor Ocampo, Benito Juárez, Francisco de P. Zendejas, Diego Álvarez y Joaquín Moreno se instaló el día 4 en el Teatro de la Ciudad y eligió al propio Álvarez por 13 votos contra 7.

El nuevo Presidente juró guardar el Plan de Ayutla y luego se guardó un Tedeum en la parroquia; las bandas de música de los cuerpos militares recorrieron las calles y hubo salvas de artillería, serenatas y otras manifestaciones de regocijo. Los Ministros de Guatemala, Estados Unidos y Gran Bretaña, el Delegado Apostólico y los Cónsules de Bélgica, Chile y los países Asiáticos se trasladaron a Cuernavaca y dieron su reconocimiento al Gobierno de Álvarez; el día 7, éste lanzó una proclama y el 16 expidió la convocatoria para un Congreso extraordinario que debía reunirse en Dolores, Hidalgo, el 4 de Febrero de 1856.

El 13 de Septiembre anterior, el General Plutarco González, comandante general del Estado de México, había promulgado el estatuto provisional para el gobierno interior, en cuyo artículo 113 se consagraba la existencia de los Distritos de Cuernavaca y México.

Durante la guerra de los tres años (1858-1860) provocada por el rechazo de los conservadores a la Constitución liberal de 1857, Juan Vicario se pronunció en Cuernavaca al grito de "religión y fueros" (13 de Enero de 1858); el 13 de julio de 1861, el Gobierno del Estado de México creó, mediante decreto, los Distritos de Cuernavaca, Morelos, Jonacatepec, Tautepec y Tetecala.

El 7 de junio de 1862, con el propósito de facilitar las operaciones contra los Franceses, el Presidente Juárez dividió al Estado de México en tres distritos militares, el tercero de los cuales, al mando del General Francisco Leyva, quedó formado por las circunscripciones de Cuernavaca, Yautepec, Morelos y Tetecala, con capital en la ciudad de Cuernavaca. Pronto la región quedó en manos de las fuerzas imperiales. Maximiliano convirtió el jardín Borda en su residencia veraniega y compró en el cercano pueblo de Acapantzingo un terreno donde mandó construir un chalet. Esta circunstancia hizo que mejorara el camino de México a Cuernavaca.

El 1° de enero de 1867, cuando ya declinaba el imperio, las fuerzas republicanas de Francisco Leyva, Ignacio Figueroa e Ignacio Manuel Altamirano, pusieron sitio a Cuernavaca, defendida por el General Joaquín Ayestarán. Los sitiadores cortaron el agua de la ciudad y emprendieron el ataque general el día 3, pero fueron rechazados; se combatió en la plaza de San Juan, en la del Zacate, en las calles, en el segundo callejón de Degollado, cerca de la plaza de toros, donde el propio jefe imperial perdió la vida; en las trincheras de la calle Real. Después de estos sucesos, las tropas que custodiaban la ciudad se retiraron a México. En los siete días que duró el sitio hubo más de 70 incendios en la población.

El 17 de abril de 1869 se creó el Estado de Morelos. Siendo electo primer Gobernador Constitucional el General Francisco Leyva, que tuvo como contrincante a Porfirio Díaz; tomó posesión de su cargo el 15 de agosto. El 16 de noviembre la Legislatura declaró a Cuernavaca Capital del Estado. Durante el gobierno de Carlos Pacheco, quien tomó posesión como Gobernador el 11 de marzo de 1877, se iniciaron las obras de construcción de la carretera Toluca-Cuernavaca, el ferrocarril de México a Cuernavaca.

El 3 de diciembre de 1882 abrió sus puertas el Instituto Pape Carpentier, a cargo del educador Miguel Salinas, maestro de varias generaciones de profesionistas. Para conmemorar la promulgación de la Constitución de 1857, se inauguró el 5 de febrero de 1882 el teatro Porfirio Díaz de Cuernavaca, y el 20 de mayo se estableció el primer Consejo de Salubridad en el Estado. El 19 de julio ocurrió un fuerte temblor trepidatorio que, entre otros daños, derribó el último cuerpo de la torre de la Parroquia de Cuernavaca.

El 12 de junio de 1891 el Papa León XII expidió la Bula Illud Imprimis, erigiendo la Diócesis de Cuernavaca, que comprendió todo el Estado de Morelos. El 29 de julio de 1894 fue consagrado Fortino Hipólito y Vera como primer Obispo de Cuernavaca. El 1° de diciembre de 1897 llegó a Cuernavaca la primera locomotora, los días 11 y 12 el Presidente Díaz dio solemnidad a los festejos de inauguración.

En marzo de 1903 se fundó el Banco de Morelos. A fines de 1909 ya se habían formado grupos de anti-reeleccionistas en Cuernavaca. Al finalizar el año ya operaban las guerrillas de Genovevo de la O, en Santa María Ahuacatitlán. Emiliano Zapata asumió la jefatura de la República, designando al mismo De la O a cargo de la zona oeste y sur de Cuernavaca.

El Presidente Madero visitó Cuernavaca al triunfo de la Revolución Maderista, el 12 de junio, concurriendo a un banquete en el jardín Borda.

El 15 de junio de 1912 falleció en Cuernavaca Francisco Leyva.

En febrero de 1913, cuando se desarrolló en la capital del país la Decena Trágica, un grupo de rebeldes zapatistas voló un tren militar que iba con rumbo a Cuernavaca.

El gobierno de la convención revolucionaria fue trasladado a Cuernavaca ante el amago de los constitucionalistas, el 26 de enero de 1915. En el mes de octubre de 1918 una epidemia de influenza española mermó a la población de Cuernavaca a tal grado que solo quedaron 3,000 habitantes.

Una vez asesinado Zapata en Chinameca, el 10 de abril, la actividad revolucionaria disminuyó; solamente volvió a haber movimiento cuando el General Obregón visitó el Estado para conferenciar con los zapatistas y salió de Cuernavaca a tomar la ciudad de México, una vez que los carrancistas la desalojaron en mayo de 1920; para estas fechas, Cuernavaca tenía 12,799 habitantes.

Estado: 
Perfil: