Gobierno Morelos

El 31 de marzo culmina la temporada de vacunación antiinfluenza

Versión para impresiónVersión PDF
El 31 de marzo culmina la temporada de vacunación antiinfluenza
B-10519
Cuernavaca, Morelos
  • Exhorta Salud a vacunar a los grupos de riesgo que no hayan recibido la dosis correspondiente
  • SSM cuenta con abasto suficiente del antiviral oseltamivir 

La temporada invernal está a punto de concluir, no por ello los grupos de riesgo deben dejar de aplicarse la vacuna contra la influenza, por lo que la Secretaría de Salud hace un llamado a la población a acudir a su unidad de salud que le corresponda. 

Entre la población más susceptible a enfermar están los niños menores de cinco años y las personas mayores de 65 años, además de las personas que padecen alguna enfermedad crónica, como asma, diabetes y obesidad. 

En Morelos se recibieron más de 525 mil dosis de vacunas contra la influenza para todo el Sector Salud, de las cuales se ha aplicado alrededor del 90 por ciento. De las 525 mil dosis, 249 mil 532 corresponden a Servicios de Salud de Morelos (SSM). 

Desde el inicio de la temporada invernal 2016-2017 se han registrado 191 mil 632 enfermedades respiratorias, 816 neumonías y 26 casos de influenza confirmados, de los cuales nueve son de AH1N1, ocho de AH1N2 y nueve de tipo B, así como cuatro defunciones, de las cuales dos sucedieron en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y dos en Servicios de Salud de Morelos (SSM), cabe señalar que ninguno se había vacunado. 

Servicios de Salud de Morelos (SSM) informa que todas sus unidades están preparadas para combatir las enfermedades respiratorias, entre ellas la influenza, además de que se cuenta con abasto suficiente del antiviral oseltamivir por lo que invita a la población a que, en caso de presentar síntomas y malestares respiratorios, acuda a recibir atención médica y evite automedicarse. 

Finalmente, se recomienda continuar con las siguientes medidas preventivas: lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o usar alcohol gel; toser y estornudar cubriéndose con un pañuelo, o con el ángulo que forma el brazo con el antebrazo; abrigar bien a los niños y adultos mayores; no permanecer en lugares donde haya humo de cigarro; evitar la exposición a contaminantes ambientales y los cambios bruscos de temperatura.