Gobierno Morelos

Tlayacapan

Versión para impresiónVersión PDF

Los primeros habitantes de este pueblo se consideran que fueron los Olmecas. Conocemos algo sobre los pobladores antiguos gracias a los descubrimientos de los arqueólogos. Los Arqueólogos son hombres que estudian a la piedra, el barro, usando rigurosos métodos científicos para escudriñar, excavar y desenterrar nuestra historia.

Uno de estos científicos fue don Francisco Plancarte y Navarrete primer arqueólogo que exploró el Estado de Morelos y también el segundo obispo de Cuernavaca entre los años 1890 y 1910. Planclarte y Navarrete descubrió la existencia de abundantes figurillas con rasgos Olmecas en Hidalgo, Chalco, Ameca, Tlayacapan y la parte norte del Estado. Posteriormente fueron invadidos por tribus Xochimilcas quienes estaban posesionados de este pueblo a la llegada de los españoles.

En la época prehispánica, la actividad comercial fue muy relevante y Tlayacapan era el paso obligado del camino de Tenochtitlán a las regiones comerciales del sur. También fue un importante centro ceremonial con muchos adoratorios, uno de ellos estaba en la cueva de Tonanzint que quiere decir: Madre de Dios o Nuestra Madre que se encuentra aproximadamente como a dos kilómetros al noroeste de la población y el gran Teocalli en el centro de la población en donde hoy se levanta el exconvento de San Juan Bautista.

Junto al templo construyeron el Tecpan o palacio para los gobernantes, en donde hoy esta el palacio municipal y enfrente un espacio para el Tianquixtle o mercado que se hacía bajo la sombra de una ceiba conocida actualmente como pochote y que aún existe, esta fue la organización del espacio físico de Tlayacapan.

Hernán Cortés después de haber sido derrotado por los Aztecas en la noche del 30 de Junio de 1520, hecho que se registra en la historia como la "Noche triste" se retiró rumbo a Tlaxcala y después de reunir muchos aliados regresó a continuar la lucha y llegando a Chalco en donde armó 13 bergantines que traía para sitiar a la gran Tenochtitlán, decidió acompañarse de 30 de a caballo, 300 peones y por el capitán Gonzalo de Sandoval alguacil mayor, Cristóbal Corral Alférez, Juan Rodríguez de Villafuerte, Francisco Verdugo, Pedro Dircio y Andrés de Manjarrez; capitanes, El Padre Pedro Melgarejo y más de veinte mil hombres para hacer un recorrido por la parte sur del lago de Texcoco.

El día 8 y 9 de abril de 1521, sostuvo un combate con los nativos de Tlayacapan, en los cerros del Ziualopapalozink y el Tlatoani, en los cuales Cortés perdió dos españoles y le hirieron a más de veinte, de aquí se bajo a Oaxtepec, posteriormente a Yautepec y Cuernavaca, hasta llegar a Xochimilco y nuevamente a Chalco en donde ya estaban listos los bergantines para el sitio de Tenochtitlán.

Los señores de Tlayacapan, Oaxtepec y Yautepec le llevaron mucha gente a Cuauhtémoc para defender a la ciudad a lo que en Nepopualco, cada señor contó la gente que llevaba y que jamás regresó.

Posteriormente Tlayacapan fue sometido por Hernán Cortés en 1539. Tiempo después, el virrey Don Antonio de Mendoza lo dotó de tierras en 1786 y al dividirse la nueva España pasó a formar parte de la provincia de México, estos títulos aún se conservan en la Presidencia Municipal.

De este pueblo se arrendaron, a la hacienda de San Carlos Borromeo, las tierras de Cacahuatlán y luego, desconocida la propiedad por los indígenas que tenían sobre estas tierras, dio origen a un sonado litigio que se abrió ante el juzgado de primera instancia de Yautepec, siendo ganado por Tlayacapan en 1874 presentando al efecto magníficos y muy buenos alegatos.

Más tarde el general Porfirio Díaz, presidente provisional de la república, en 1876 impidió que se hiciera justicia al pueblo de Tlayacapan, no obstante que tenía ganado en buena lid el pleito relativo, de esta manera la hacienda de San Carlos se quedó con las tierras de Cacahuatlán. Por lo que no fue hasta el año de 1915 durante la Revolución, cuando Tlayacapan tomó nuevamente esas tierras y en 1929 legalmente se le restituyeron en definitiva.

Sitios de interés

Ex-convento de San Juan Bautista: Declarado por la UNESCO en 1996 como patrimonio de la Humanidad.

Capillas de Barrio

Ex Convento de los Agustinos de San Juan Tlayacapan, San Jerónimo, San Martín, San Lorenzo, San Nicolás, San Miguel, Santiago, Santa Ana, El Rosario, La Exaltación, Santa Cruz de Altica, La Magdalena, La Tlaxcalchica, Nuestra Señora del Tránsito y La Concepción.

Todas estas capillas son llamadas de Barrio, debido a que representan simbólicamente a cada uno de los barrios del Municipio.

Capillas Pertenecientes a las Ayudantías
San José de los Laureles
San Agustín
San Andrés

Sólo en estas Ayudantías se puede contar con capillas debido a la antigüedad de su fundación, a parte de son las más relevantes y las más conocidas.

Haciendas

Ex-hacienda de San Nicolás: La cuál se encuentra ubicada en la Colonia de Pantitlán perteneciente a este Municipio, pero dicho monumento se encuentra en ruinas, debido a la falta de apoyo para su restauración. Pantitlán de origen Náhuatl su forma correcta de escritura es: Pantitlani, pan: sobre la tierra y titlani: banderas, esto es: banderas sobre la tierra.

Se dice que esta hacienda perteneció a Hernán Cortés quien la heredó a un nieto suyo llamado Pedro, en el año de 1522; en el siglo XVI y medio aproximadamente los frailes recibían mucha ayuda por parte de los habitantes de la hacienda en ese entonces, tiempo después al abandonar el dueño de dicho edificio y al estar este en decadencia los frailes Agustinos tomaron posesión de él edificio y se adueñaron por completo de él. Posteriormente el 12 de octubre de 1809 el Gobierno Nacional confisca la hacienda y se queda con ella.

Museos

Ex Convento de San Juan Bautista: este museo ofrece como atractivo los frescos que se plasmaron desde sus inicios, los que muestran y representan la forma de expresión de los Padres Agustinos quienes fueron los primeros evangelizadores del Municipio y los que en el siglo XVI edificaron, al igual que las capillas antes mencionadas este monumento arquitectónico del cuál ahora nos sentimos orgullosos, además otro atractivo turístico que ofrece es la exposición de las momias que fueron encontradas en la Nave Mayor de la iglesia quienes muestran la forma de vida de las personas que en ese tiempo habitaron el lugar, y las que ejemplifican a la perfección las diferentes clases sociales que predominaban en dicho lugar.

Centro Cultural "La Cerería": este monumento arquitectónico data del siglo XVII, este edificio fue en su esplendor una fabulosa fábrica de velas, debido a que Tlayacapan, era paso obligado a la Ciudad de Tenochtitlán, por tal motivo todas las personas de los alrededores se venían a abastecer de velas. A la fecha este edificio fue reparado y convertido en centro cultural en donde el cuál muy a menudo se montan exposiciones ya sea de fotografías ó de figuras de diferentes lugares y costumbres.

Estado: 
Tema: 
Perfil: